25 mayo 2020

HIJA Si alguna vez me necesitas Llámame

Hija, la vida quería que, como yo, fuera una mujer hermosa. Me llena de alegría saber que puedo compartir contigo las cosas maravillosas que me suceden y que sé que puedo contar contigo con gran confianza. Pero también me llena de miedo, saber que la vida para nosotras las mujeres es más complicada y que no son tan fáciles para nosotras.

Este mensaje es para ti, mi querida hija:

Hija, quiero que sepas que siempre seré tu madre, tu amiga y tu cómplice en todas tus locuras. Le escribo para dedicarle estas palabras muy importantes, para ayudarlo a ser una persona plena y segura; hacerle saber que es especial y único. Quiero que cada mensaje te llene de felicidad. Quiero contarte muchas cosas pero te diré lo más esencial.

Antes que nada, quiero que sepas que eres mi mayor tesoro, que te admiro, que eres una persona maravillosa que ve el mundo desde otra perspectiva, ve un mundo lleno de posibilidades, optimismo, nuevo enfoque, ves un nuevo mundo, inocente y emocionante.

Como tu madre, sé que tengo una gran responsabilidad en mis manos y es cuidar de ti, cuidar tu salud mental y física, tu educación, tus emociones y tu bienestar.

Hija: Siempre seré tu maestra y tu guía, si quieres contarme tus problemas, estaré aquí para escucharte y ayudarte a salir de ellos.

Aquí hay algunos mensajes que debe guardar de por vida:

Ámate a ti mismo y cuídate siempre. Eres lo más valioso que tienes y lo más importante. Tu felicidad está en tus manos. No te permitas depender de alguien para ser feliz. Tu felicidad solo tiene que depender de ti.

Eres hermosa tal como eres. Sé que has sido duro contigo mismo y que tal vez hay algunas cosas que no amas de tu cuerpo, pero solo quiero decirte: ámate a ti mismo como eres, ama cada imperfección y cuando lo hagas, los demás amarán usted mismo. Todos los días te recordaré lo hermosa que eres por dentro y por fuera.

Eres fuerte y valiente Me gusta verte enfrentar tus miedos. Espero que siempre te mantengas así y que siempre defiendas tus ideales, que nunca temas levantar la voz o defenderte.

Nadie puede obligarte a hacer algo sin tu consentimiento
No permitas que alguien te diga que debes hacer o como te debes de sentir. Si algo no te agrada o no te sientes bien con lo que haces, aléjate de ellos y cuéntame. Siempre estaré para escucharte.

Sigue tus sueños y no los que otros quieran para ti, debes de luchar por lo que amas. Las aspiraciones que tenemos en la vida es lo que nos hace vivir y esforzarnos cada día para ser mejor de lo que somos hoy en día. No permitas que nadie te diga que no eres capaz de hacer las cosas.

Y ten presente siempre esto hija: Si algún día me necesitas… sólo llámame ahí estaré.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!