25 mayo 2020

Signos tempranos de esclerosis múltiple que toda mujer debe saber

La esclerosis múltiple es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta el sistema nervioso central. Afecta a millones de personas cada año. Esta enfermedad bloquea la transmisión de mensajes entre el cerebro y el sistema inmunológico que protege tu cuerpo y sus muchas funciones vitales. Por lo tanto, el sistema inmune comienza a atacarse por error. Por lo tanto, algunos profesionales médicos lo clasifican como un síndrome autoinmune.

Todavía está en discusión si esta condición es inflamatoria o autoinmune lo cual demuestra la falta de claridad que todavía hay respecto a esta enfermedad. Si bien los investigadores saben mucho sobre la EM, aún no pueden determinar la causa precisa.

Aquí está lo que sabemos. La EM compromete tu sistema nervioso, tus órganos y tu salud. Este trastorno ataca en particular a la cubierta protectora de las células nerviosas en la médula espinal y el cerebro, disminuyendo su función y eventualmente haciéndolas inútiles.

Los síntomas de la esclerosis múltiple pueden variar en la forma en que progresan y cuán graves se vuelven; mientras que algunos solo experimentan fatiga y entumecimiento en las extremidades, otros experimentan pérdida de visión, problemas de coordinación y parálisis.

¿Cómo se desarrolla la esclerosis múltiple?

Si bien aún no se ha identificado una causa definitiva, se cree que ciertos virus, factores ambientales, estrés o una combinación de los tres desencadenan la esclerosis múltiple, ya que hace que el sistema inmunitario se vuelva contra ti y ataque las células nerviosas delicadas, el cerebro y la médula espinal.

Si bien todavía no existe una cura para la esclerosis múltiple, aprender a vivir con la enfermedad incluye un plan que incorpora una dieta, movimiento y manejo del deterioro de los nervios para proporcionar una mejor calidad de vida.

18 señales de alerta temprana de esclerosis múltiple

Es fundamental desarrollar una conciencia de los signos y síntomas de la EM e identificarlos para llevar un tratamiento proactivo que pueda reducir su gravedad y retrasar su progresión.

Muchas mujeres, en particular, pasan por alto la aparición temprana de los síntomas porque están criando familias, o están demasiado ocupadas con las responsabilidades del trabajo y el hogar, y no se proporcionan el tipo de autocuidado necesario para identificar y controlar la enfermedad.

Busca estas 18 señales de advertencia temprana de esclerosis múltiple que pueden ayudarte en tu camino hacia una mejor salud:

1. Cambios o pérdida de visión

Los problemas de visión son uno de los primeros síntomas que indican una posible esclerosis múltiple. La inflamación en el cerebro afecta el nervio óptico que corre a lo largo de la parte posterior de cada ojo; la visión se ve comprometida cuando este nervio no funciona correctamente.

Puedes experimentar visión borrosa, doble o de túnel, así como dolor al mover los ojos. Si bien la pérdida de visión puede ser una progresión gradual, nunca es algo que deba tomarse a la ligera.

2. Entumecimiento y hormigueo

El centro de los mensajes del cuerpo es el cerebro y la médula espinal. La EM ataca estos dos centros nerviosos, lo que hace que la comunicación entre el cerebro y las extremidades sea extremadamente difícil.

Cuando no llegan señales a partes del cuerpo, esto puede provocar entumecimiento y hormigueo. Puedes experimentar un hormigueo intermitente y pérdida de sensibilidad en la cara, pies, manos, dedos de los pies y de las manos, con una progresión gradual hacia los brazos, las piernas y otras partes más grandes del cuerpo.

3. Dolor y espasmos

Los espasmos musculares involuntarios y el dolor son un indicador de posible EM. La mayoría de las personas que sufren de esclerosis múltiple informan que tienen dolor diario en una o más áreas del cuerpo. Las articulaciones rígidas, los músculos y los espasmos involuntarios se convierten en parte de la vida diaria a medida que la enfermedad progresa

4. Fatiga y debilidad

Más del 80 por ciento de las personas notan que la EM empieza como fatiga crónica. Este síntoma ocurre porque los nervios a lo largo de la columna vertebral se deterioran, causando debilidad en los huesos y los músculos.

5. Mareos y problemas de equilibrio

Los problemas de coordinación y equilibrio pueden hacer que la movilidad sea un problema para las personas con esclerosis múltiple no diagnosticada. Las personas a menudo pueden sentirse mareadas, y experimentar períodos de vértigo, en los cuales sienten que su entorno empieza a girar a su alrededor.

Ocurre con mayor frecuencia cuando alguien se pone de pie, este síntoma aparece y desaparece al principio, luego se convierte en parte de la experiencia diaria.

6. Disfunción de la vejiga y los intestinos

Casi el 80 por ciento de los pacientes con EM informan alguna disfunción vesical e intestinal. Los problemas pueden incluir micción frecuente, ganas fuertes de orinar o incluso una incapacidad para retener la orina. Con menos frecuencia, las personas pueden experimentar problemas con el control intestinal, como estreñimiento, diarrea y pérdida de control.

7. Complicaciones sexuales

La estimulación en el sistema nervioso influye en la respuesta sexual tanto en hombres como en mujeres. A medida que se desarrolla la esclerosis múltiple, la pérdida de sensibilidad y función nerviosas se hace evidente a medida que disminuye el deseo sexual, las respuestas sexuales pierden su fuerza y se producen complicaciones.

En los hombres, esta falta de respuesta sexual puede ser particularmente estresante, ya que causa disfunción eréctil.

8. Problemas cognitivos

Desafortunadamente, el cerebro se ve muy afectado por la aparición de la EM y sus síntomas. Los signos de que se está produciendo un deterioro cognitivo incluyen:

  • Pérdida de memoria
  • Menor capacidad de atención
  • Problemas con el lenguaje y la comprensión
  • Dificultad para mantenerse organizado
  • Debido a esta degeneración cognitiva, la EM también puede afectar la salud emocional.

9. Volatilidad emocional

El desarrollo de la depresión se vuelve común para aquellos que sufren de EM. El estrés de la afección también puede causar irritabilidad, ira, cambios de humor, ansiedad y tristeza. En algunas personas, esta inestabilidad emocional se manifiesta como una condición llamada efecto pseudobulbar: episodios de llanto y risa alternantes que el paciente no puede predecir o controlar.

10. Hipoacusia

Para algunas personas, el daño a las vías neuronales en el cerebro responsables de los estímulos auditivos puede causar tinnitus y, finalmente, pérdida de audición. Algunos otros pacientes experimentan una pérdida auditiva muy repentina y dramática que ocurre casi instantáneamente. En cualquier caso, la pérdida de uno de nuestros sentidos más preciados es traumática.

11. Convulsiones

Las convulsiones pueden ser uno de los primeros signos notables de la EM antes de que un médico haga un diagnóstico. Incluso si la epilepsia no es una afección conocida, cerca del 5 por ciento de las personas con EM experimentan algún tipo de actividad convulsiva a medida que el cerebro comienza a romper las conexiones con las vías neuronales que afectan otras áreas del cuerpo.

12. Temblores

Los temblores son contracciones musculares involuntarias que resultan en un movimiento rítmico de una parte del cuerpo hacia adelante y hacia atrás. Las manos y los pies pueden verse afectados con mayor frecuencia, pero los temblores probablemente se extenderán hasta las piernas, la cabeza, las cuerdas vocales y el tronco. Pueden ser de naturaleza leve o empeorar con el tiempo.

13. Dificultades respiratorias

El sistema nervioso autónomo controla la respiración; la mayoría de nosotros no tenemos que pensar en regular nuestra respiración mientras hacemos nuestras actividades diarias. A medida que avanza la progresión de la esclerosis múltiple, compromete la capacidad del sistema nervioso autónomo para llevar a cabo sus funciones automáticas.

Como resultado, una persona puede comenzar a desarrollar dificultades respiratorias que dificultan la realización de las actividades diarias.

14. Dificultades para hablar

A medida que la comunicación entre el cerebro y los nervios se descompone, los mensajes que están destinados a traducirse al habla se confunden, lo que dificulta que alguien se comunique con claridad.

La pérdida de control muscular en las mejillas, la boca y la lengua puede dificultar la formación de las vocales y las consonantes con el tiempo, e incluso las personas más articuladas pueden encontrar cada vez más frustrante tratar de expresarse a través del habla.

15. Problemas para tragar

Las personas con esclerosis múltiple pueden desarrollar lesiones en todo el cuerpo, y puede ser difícil tragar más allá de estas llagas abiertas, lo que hace que sea casi imposible comer y beber.

Esta pérdida de control muscular alrededor de la boca y en el esófago aumenta el riesgo de asfixia cuando una persona intenta comer y beber. Se debe tener mucho cuidado al comer para asegurarse de que pueda ingerir de forma segura líquidos y alimentos sólidos.

16. Aumento de los síntomas con la menstruación

Muchas mujeres informan un aumento de los síntomas de la esclerosis múltiple cuando tienen su período; los profesionales médicos atribuyen estos síntomas a una disminución en los niveles de estrógenos que exacerban los síntomas. Estos síntomas empeorados incluyen mareos, fatiga, equilibrio comprometido y debilidad muscular.

17. Complicaciones del embarazo

Si bien el embarazo y la fertilidad no se ven afectados por los síntomas de la EM, los síntomas tienden a reaparecer después del parto. Algunas molestias comunes de las mujeres embarazadas pueden tomarse por problemas comunes, como dolor, fatiga y cambios de humor.

Pero también podrían ser signos de que un diagnóstico de esclerosis múltiple está en marcha; observar los síntomas y observar su frecuencia, duración y gravedad te ayudará a llevar un curso correcto de tratamiento si se te descubre EM.

18. Empeoramiento de los síntomas de la menopausia

Para algunas mujeres, los síntomas de la esclerosis múltiple empeoran mucho al inicio de la menopausia. Esto puede deberse, en parte, a una caída en los niveles de estrógeno que el cuerpo ya no produce. La terapia de reemplazo hormonal podría aliviar los síntomas de la menopausia. Sin embargo, este tratamiento también puede resultar contraproducente.

La terapia de reemplazo hormonal ha tenido vínculos con enfermedades cardíacas, cáncer de seno y derrame cerebral, por lo que puede no ser una buena opción para tratar dolores y molestias menores que podrían evolucionar rápidamente en grandes problemas de salud.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!